La historia del “Azuluco”, nuestra nueva creación.

Cuando llega el invierno y el valle de Camaleño queda envuelto en la tranquilidad de la nieve, la ganadería y las montañas, es cuando nos gusta dedicar parte de nuestro tiempo a pensar y desarrollar nuevas ideas. En este caso decidimos experimentar con algunas de las bacterias y hongos que dan mayor protagonismo tanto al sabor como a la textura de los quesos. Así fue como empezamos a investigar y a probar diferentes técnicas que incluían el penicillium roqueforti. A medida que avanzábamos la idea fue tomando forma y decidimos que no íbamos a hacer un queso azul, ni un Cabrales, ni por supuesto un Bejes-Tresviso, más conocido como “Picón”. Como enamorados que somos de nuestros Quesucos de Liébana nos preguntamos qué ocurriría si tratábamos de combinar la textura y cremosidad del quesuco con la personalidad y el color tan característicos del penicillium roqueforti. Así fue como nació el “Azuluco”, un queso con nombre propio del que estamos muy orgullosos y que nos ha hecho pasar un invierno de lo más entretenidos. Esperamos que os guste y lo disfrutéis tanto como lo hemos hecho nosotros.

Nacido en los Picos de Europa

Maestros queseros desde 1987

Pago seguro

Envíos gratis a partir de 55€