Blog

Postre light de queso y yogur

Este postre light de queso y yogur te permitirá disfrutar de un dulce delicioso sin apenas calorías y enriquecido con fruta a tu gusto. Se prepara en pocos minutos y es perfecto para grandes y pequeños, y muy vistoso para improvisar un postre en ocasiones especiales.

Lo mejor de este postre es que lo puedes personalizar a tu gusto añadiendo la fruta fresca de temporada que más te guste, y que tiene tan solo 4 ingredientes, queso, yogur, edulcorante y fruta.

  • 250 queso crema de untar desnatado (o queso Quark, o requesón ligero)
  • 2 yogures naturales desnatados
  • 2 cucharaditas de edulcorante granulado o su equivalente en edulcorante líquido
  • Fruta fresca a tu gusto, o fruta en conserva en su propio jugo sin azúcares añadidos

Solo tienes que batir muy bien el queso con los yogures el azúcar hasta que resulte una crema lisa y bien ligada.En un vasito de servicio coloca una capa fruta al fondo, luego una capa de crema y la vas alternando con un poco de fruta, coronando con más fruta. Puedes usar distintas variedades de fruta mezcladas si lo prefieres.Si la fruta suelta mucho zumo, deja escurrir un poco antes de preparar el postre light de queso y yogur.Reserva en frío hasta el momento de servir y recuerda que hay frutas que se oxidan y oscurecen con facilidad.Si vas a tardar en servir el postre, lo mejor es que decores con la fruta por encima al momento de servir.

Solomillo relleno de queso de oveja Rio Deva

Ingredientes para 4 personas:

2 solomillos de cerdo de 400 g

125 g de queso de oveja curado

8 dientes de ajo

75 g de hojas de escarola y rúcula

Perejil

___________________________________________________

Elaboración:

Pica los orejones en daditos y resérvalos.

Corta 12 bastones de queso.

Coloca 3 bastones de queso y unos dados de orejón.

Corta los solomillos en dos y ábrelos (sin cortarlos del todo). Salpimiéntalos por la parte interior y pon el queso sobre cada trozo. Átalos con lid de cocina y salpimiéntalos por fuera.

Dora los 4 trozos de solomillo (por todos los lados) en una sartén con un chorrito de aceite. Colócalos sobre una bandeja apta para el horno. Agrega los dientes de ajo (aplastados y sin pelar) e introduce la bandeja en el horno (previamente calentado) a 200-220ºC durante 10 minutos.

Retírales la cuerda de cocina y sirve un trozo de solomillo (puedes cortarlos por la mitad) y 2 dientes de ajo en cada plato.

Aliña las hojas de rúcula y escarola con aceite, vinagre y sal, y pon una porción en cada plato. Adórnalos con unas hojas de perejil.

¡A cocinar!

Canapés con hojaldre, toda una delicia

Ingredientes

  • 3 láminas de hojaldre rectangulares
  • 100 gramos de jamón cocido
  • 1 cuña de queso Rio Deva
  • 100 gramos de queso blanco para untar (normal, azul, de hierbas…)
  • 75 gramos de salsa pesto
  • Tomates cherry
  • 1 huevo
  • Orégano
  • Semillas de sésamo tostadas
  • Cebollino picado

Los canapés son ideales para hacer en cantidad y poder compartir con unos vinos antes de empezar a cena o directamente para usar como primer plato si no queremos servir comida en exceso. El hojaldre es muy agradecido y podemos decorarlo a nuestro gusto, además podemos usar cortapastas con motivos navideños para la ocasión.

Si quieres completar la mesa con otros canapés fáciles, prueba los clásicos en blanco y negro o de queso con mermelada de tomate.

1. Prepara las estrellas

Precalienta el horno a 200º con calor arriba y abajo. Corta la masa de hojaldre en cuadrados de 10-12 cm. Haz un corte desde cada esquina del cuadrado hacia dentro pero sin llegar al centro.

2. Rellena con pesto y queso Rio Deva

Pon una cucharadita de pesto en el centro de cada estrella. Remueve bien el pesto para que no esté demasiado líquido y se desborde.

3. Hornea el hojaldre

Hornea entre 12-15 minutos. No te vayas muy lejos porque el hojaldre se quema con facilidad, cuando veas que está dorado puedes sacarlo del horno. Listo para servir.

4. Para preparar las rosas

Mantén el horno caliente a 200º con calor arriba y abajo. Con un cortapastas redondo saca porciones de jamón. El jamón sobrante puedes guardarlo en un tupper para consumir de forma normal.

5. Dobla la masa

Pon el queso sobre el jamón, esta vez sin que sobresalga de la masa para que quede en el interior. Dobla la tira por la mitad, sobre sí misma.

6. Enrolla las rosas

Enrolla cada tira dando forma de rosa. Sella el hojaldre presionando con los dedos para que no se despegue al hornear. Pincela el hojaldre con huevo batido para que queden doradas y para acabar de sellar. Engrasa un molde para magdalenas con mantequilla y pon las rosas dentro para que no se deformen. 

7. Hornea 20 minutos

Esta vez el horneado es un poco más largo para que el hojaldre del interior no quede crudo. Hornea 20-25 minutos. Saca las rosas del horno y del molde, espolvorea orégano al gusto y listas para servir.

8. Pon más queso en crema y tomates cherry

Pon el queso crema en una manga pastelera. Forma arbolitos con el queso sobre cada base de hojaldre. Espolvorea nueces picadas y cebollino al gusto para decorar. Listos.

Bon apetit!

¿Qué son los quesos madurados?

Los quesos maduros se caracterizan por su bajo contenido en agua, lo que permite que se sometan a un proceso de madurado largo sin la aparición de mohos y durante el cuál siguen produciéndose las transformaciones propias de la fermentación y con ellas, el desarrollo de nuevos e intensos aromas. La eliminación del agua, es decir, el suero, se hace por estos tres métodos.

Primero, el corte de la cuajada. Una vez nuestro queso ha cuajado, debe cortarse, con un cuchillo o con una rejilla (lira) creando dados de aproximadamente 1 cm de lado.

Segundo, escaldado o recalentado de la cuajada. Una vez cortada en dados, la cuajada se vuelve a calentar ligeramente mientras se remueve. Los dados de cuajada se partirán y debemos seguir removiendo suavemente hasta que los trozos de cuajada queden del trozo de granos de arroz.

Tercero, prensado. Realizados los dos primeros pasos, podremos pasar la cuajada a un colador forrado con gasa de quesero. Se eliminará ya una gran parte del suero y podremos meter lo que queda de cuajada en un molde con tapa sobre la que aplicaremos presión. El molde debe ser un molde de quesero con pequeños orificios que permiten la salida del suero.

Trabajadores de la quesería Río Deva haciendo el quesuco de Liébana

Nueva receta: Mac and Cheese

Mac and Cheese

Os vamos a enseñar a preparar la famosa receta americana de los macarrones con queso: Mac and Cheese. Para aquellos que no lo hayan probado es bastante parecido a los macarrones con queso, solo que estos macarrones suelen ser curvos y tiene un sabor muy fuerte a queso. 

Ingredientes (4 personas)

  • 1 taza de Queso de cabra
  • 2 cucharadas de Mantequilla
  • 2 cucharadas de Harina de Trigo
  • 1’5 cucharadas de Mostaza
  • 2 tazas de leche evaporada
  • 400 gramos de macarrones
  • 2 pizcas de Sal
  • 2 pizcas Pimienta Negra

Elaboración 

  • Pon en una olla, agua caliente y pon a hervir los macarrones el tiempo que te indican en las instrucciones de la caja.
  • En una sartén echa la mantequilla y deja que se derrita. Después añade la harina y remueve sin parar, para que se vaya haciendo una masa. Ahora vierte la leche evaporada y sigue revolviendo la mezcla. 
  • Échale a la masa sal y pimienta, puedes echar la cantidad indicada anteriormente o a tu gusto.
  • Vierte la mostaza y continúa removiendo durante 5 minutos más hasta que veas que la masa comienza a ser espesa y cremosa.
  • Trocea el queso, y vierte la mitad del queso de cabra troceado y deja cocinar varios minutos más hasta que el queso se funda totalmente.
  • En una fuente apta para horno junta los macarrones con la mezcla que acabas de realizar y revuelve bien. 
  • Esparce por encima el resto de queso de cabra y deja gratinar 10-15 minutos aproximadamente.

¡Y listo! Ya tenemos un delicioso plato de Mac and Cheese al estilo americano, espero que disfrutes con esta nueva receta.

Si queréis estar al tanto de las nuevas recetas que subimos, síguenos en nuestras redes sociales como Facebook e Instagram.

San Jacobos de patata, jamón y queso

  • Patatas para freír o cocer, según la receta que elijas
  • Lonchas de jamón cocido o jamón serrano
  • Lonchas de queso 
  • Huevo, harina y pan rallado para rebozar
Estos San Jacobos de patata desaparecen de la mesa en pocos minutos, doraditos y con su relleno de jamón y queso. No te damos cantidades de ingredientes pero piensa que lo normal es que una patata mediana te salgan unas 3 piezas, según tamaño.

Para el relleno puedes elegir jamón cocido o jamón serrano, que ha sido nuestra opción. Ten en cuenta que el serrano aporta bastante sal y si lo vas a usar no tendrás que añadir sal a las patatas.

Nosotros hemos usado un jamón serrano a buen precio pero de calidad, y un queso en lonchas que aporte sabor y que funde bien. Para completar la receta, una buena patata de todo uso y a buen precio.

Con patata cocida
  1. Cocemos las patatas con su piel en agua con sal, procurando que queden enteritas.
  2. Las dejamos templar, las pelamos y las cortamos en rodajas de medio centímetro, con cuidado de que no se rompan.

Cómo montar el San Jacobo de patata
  1. Montamos los san jacobos rellenando las patatas con las lonchas de jamón y el queso, procurando ajustarlas al tamaño de las patatas. Prensamos con las manos para que se sellen bien.
  2. Los pasamos por harina, huevo y pan rallado y los freímos de cada lado en aceite hasta que estén bien dorados.
  3. Los pasamos a papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.
  4. Se sirven al momento, con el queso fundido en el interior, pero están igual de buenos fríos.

Nueva Receta: Pasta con brócoli y queso azul

¡Buenos días! Si no puedes vivir sin la pasta, te gustan las verduras y eres una amante del queso azul, la receta de hoy es para ti: Pasta con brócoli y queso azul. Es muy sencillo de preparar, no requiere mucho tiempo, y lo que es mejor es que usaremos nuestro queso azul, Azuluco, para su preparación. Esto le dará una textura muy cremosa a la salsa y un sabor intenso, cuando acabes querrás untar hasta el pan.

Ingredientes (4 personas)

  • 360 g de Pasta
  • 300 g de Brócoli
  • 60 g de nuestro queso azul, Azuluco.
  • 1 unidad de Cebolla
  • 1 taza de Leche/Nata líquida
  • Aceite de Oliva
  • Sal

Elaboración

  1. Primero, ponemos a hervir agua con un poco de sal en una olla y dejamos que se cocine la pasta el tiempo necesario. Puedes cocinar la pasta como más te guste, al dente o un poco más hechos. 
  2. Cuando ya esté lista la pasta, retira la olla del fuego y escurre el agua con ayuda de un colador. Ten cuidado, el agua está muy caliente.
  3. Lava el brócoli y cortarlo para que queden piezas más pequeñas.
  4. Pica la cebolla. 
  5. Prepara una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando ya esté caliente, echa la cebolla picada y deja que se haga a fuego medio unos 1-2 minutos aproximadamente.
  6. Ahora pon el brócoli troceado a la sartén, echa una pizca de sal y saltea a fuego medio durante 3 minutos.
  7. A la vez que vas haciendo el brócoli, aprovecha para hacer la salsa de queso azul. En un cazo, pon el queso Azuluco,  vierte una taza de leche y deja que se haga a fuego medio. Remueve con una cuchara para que se vaya fundiendo el queso más fácilmente. Cuando veas que se haya deshecho totalmente, apaga el fuego. 
  8. En la sartén que contiene las verduras salteadas, echa ahora la pasta y mézclalo todo.
  9. Ponlo en un plato y vierte por encima el delicioso queso azul y remueve todo otra vez. 

¡Et voilà! Tenemos un sabrosísimo plato de pasta con verduritas y con una salsa de queso azul que está para chuparse los dedos. Como podéis ver es muy fácil de preparar y podéis hacerlo tanto con macarrones o espaguetis, como os guste. 

Si queréis estar al tanto de las nuevas recetas que subimos, síguenos en nuestras redes sociales como Facebook e Instagram.

Nueva Receta: Tarta de Queso

Tarta de Queso Curado

¿Quieres aprender hacer un postre dulce y riquísimo con uno de nuestros quesos curados? Hoy os traemos esta deliciosa receta de tarta de queso que podéis preparar fácilmente desde vuestras casa con uno de nuestros quesos curados, puede escoger el que más te guste queso de vaca, oveja, cabra, etc.

Ingredientes (6-8 raciones)

  • 330 gr de queso curado (puede ser de vaca, oveja, cabra, etc).
  • 5 huevos.
  • 280 gr de azúcar.
  • 80 gr de maicena (harina refinada de maíz).
  • 80 gr de mantequilla.
  • 260 gr de queso de untar.
  • Mermelada para decorar (opcional)

Herramientas

  • Batidora
  • Varios vasos o recipientes
  • Horno
  • Papel de Horno
  • Molde de tarta (23 cm de diámetro)
  • Microondas

Elaboración

  1. Deja que se caliente el horno a 160-170 grados
  2. Echamos los huevos en el recipiente de la batidora. 
  3. Vertemos la harina refinada de maíz y el azúcar.
  4. Lo batimos todo haciendo ligeros movimientos de arriba a abajo para que se vaya mezclando bien. Seguimos batiendo hasta que quede un líquido uniforme.
  5. Calentamos un poco de la mantequilla en el microondas para que nos quede líquida y verter mejor en el recipiente de la batidora.
  6. Echamos también el queso de untar. 
  7. Volvemos a batir hasta que nos quede una mezcla más cremosa.
  8. Ahora, vertemos más o menos el 60% de la mezcla cremosa en un recipiente aparte y dejamos el resto en el recipiente de la batidora. Necesitamos quitar un poco de la mezcla para poder batir mejor el queso curado.
  9. Cortamos el queso curado y echamos encima del recipiente de la batidora el queso curado rallado. 
  10. Cada poco vamos echando el queso rallado y batimos, hasta que se acabe todo el queso rallado.
  11. Después vertemos todo lo que tenemos en el recipiente de la batidora en el otro recipiente que dejamos anteriormente.
  12. Vertemos todo el contenido en el interior del molde para tartas encima del papel del horno.
  13. Introducimos el molde dentro del horno durante 50 minutos aproximadamente. Para comprobar si la tarta ya está lista, pincha con un tener o palo para saber si ya estaba bien cocinado el interior.
  14. Cuando esté lista la tarta, puedes decorarla como quieras, muchos suelen echarle por encima una rica mermelada.

¡Qué rico!

Si queréis estar al tanto de las nuevas recetas que subimos, síguenos en nuestras redes sociales como Facebook e Instagram

Pechuga de pollo con queso y espárragos


20-40 MIN

  • 4 pechugas de pollo
  • 200 g de queso Emmental
  • 16 espárragos finos
  • Pimienta negra molida

Hoy te propongo una receta de pechugas de pollo rellenas de espárragos y queso que me parece tan sencilla de hacer y con perspectivas de sabor tan atractivas, que no resistí la tentación de compartirla. Para añadirle más sabor y textura el queso Rio Deva será la clave central de la preparación.

Esta sencilla receta la podrás hacer con los utensilios básicos de cualquier cocina, tan solo vas a necesitar utilizar un bandeja para hornear y un cuchillo filoso para cortar los espárragos y las pechugas.

Corta dos pechugas de pollo por la mitad con la ayuda de un cuchillo, y pon en el interior de cada una de ellas el queso y los espárragos.

Espolvorea por encima del pollo con ajo en polvo y pimienta.

Pásalas por la plancha para que se doren y luego introdúcelas en el horno a 180ºC hasta que estén hechas, unos 12 minutos aproximadamente.

Consejos para cocinar Pechuga de pollo con queso y espárragos

Si queremos que las pechugas de pollo nos queden lo más tiernas posibles solo debemos ponerlas en remojo con leche y un chorro de limón antes de cocinarlas.

Receta de ravioles de espinacas y queso

Utensilios para hacer unos raviolis de espinaca y queso perfectos

Para aquellos que os animáis con la pasta rellena por primera vez, comentaros que, aunque la experiencia facilita el proceso, los ravioles caseros son muy fáciles de hacer con la ayuda de las herramientas apropiadas.

Aquí os dejo los dos productos que utilizamos en casa y que os serán de gran ayuda para hacer estos ravioles de espinaca y ricotta. Si no sueles hacer este tipo de pastas, también puedes utilizar un rodillo convencional para estirar la masa de los ravioles.

Masa receta ravioles de espinacas y queso ricotta

Como lo más “complicado” de esta receta es la elaboración de la masa, me gustaría comentaros ciertos aspectos importantes antes de ponernos manos a la obra.

Lo primero es que intentéis utilizar harina especial para pasta fresca de tipo 00 o T65, una harina blanca ideal para hacer panes clásicos y masa de pasta casera. Otro de los trucos estrella para conseguir unos ravioles de escándalo consiste en combinar la harina con sémola de trigo duro (di grano duro rimacinata); esto hace que la masa se torne más rica, húmeda y esponjosa. No obstante, si no tienes acceso a una harina para pastas frescas, no hay problema porque utilices harina común de trigo.

En cuanto a estirar la masa y como os comentaba hace un momento, no hay problema con utilizar un buen rodillo clásico, pero si utilizas una máquina de pasta te será más cómodo y rápido de hacer; además, las láminas quedarán más parejas por todos los lados.

A la hora de sellar la masa sobre el relleno de espinacas y nuestro quesuco, os recomiendo que no utilicéis un molde o raviolera. De utilizarlo, es probable que se salga el relleno nada más cortar los raviolis. Mi consejo es que hagáis el corte con un cortapastas individual, o bien, que os aseguréis de añadir la cantidad justa de relleno como para que no se salga al presionar la masa con la raviolera.

Relleno de ravioles de espinaca y queso

La cantidad de espinacas propuesta es la adecuada para degustar correctamente el sabor del queso ricotta o requesón; pero, si te gusta mucho la espinaca y no te importa renunciar a la profundidad del queso, no hay problema por que añadas unos 50 o 60 gramos más de espinacas.

Ahora sí, os muestro cómo hacer unos auténticos raviolis de espinaca y queso italianos; ¡vamos allá!

ELABORACIÓN DE LA MASA DE RAVIOLES

  1. Tamiza la harina y la sémola en un bol grande. Haz un hueco en el centro de ambas y agrega los 4 huevos. Empieza a batir los huevos y ve incorporando parte de la harina y la sémola poco a poco.

2. Una vez estén los ingredientes integrados, pasa la masa a una superficie limpia y enharinada. Amasa con ayuda de las manos durante, al menos, 10 minutos. Debes conseguir una masa totalmente homogénea y de textura fina y elástica. Cuando esté lista la masa para ravioles, tápala con papel film y llévala a reposar al frigorífico durante media hora.

ELABORACIÓN DEL RELLENO DE ESPINACAS Y QUESO RICOTTA

3. Mientras tanto, comienza a preparar el relleno. Lava, seca y corta en trozos las hojas frescas de espinacas. Vierte un chorrito de aceite de oliva en una sartén con tapadera y saltea las espinacas a fuego medio durante 8 – 10 minutos, removiendo de vez en cuando.

4. Cuando estén listas, vierte las espinacas en un colador y escúrrelas hasta que suelten todo el líquido contenido. Pásalas a una tabla y pícalas finamente.

5. A continuación, incorpora las espinacas picadas en un bol y agrega el queso ricotta, el parmesano rallado, la yema de un huevo y una pizca de sal, pimienta y nuez moscada. Remueve todo muy bien y deja repasar unos minutos en el frigorífico.

ELABORACIÓN DE LOS RAVIOLES

Saca la masa de la nevera y separa en porciones de aproximadamente 100 gramos cada una. Enharina la primera porción y estírala con la ayuda de un rodillo o máquina de pastas. Ahora transfiere la lámina a una superficie enharinada.

  1. Saca de la nevera el relleno de espinacas y queso y transfiérelo a una manga pastelera (también puedes ayudarte con una cuchara pequeña). A continuación, ve colocando porciones de relleno dejando suficiente espacio entre ellos. Bate la clara de un huevo y pincela la lámina de masa alrededor de cada porción de relleno.

2. Ayúdate de los dedos para presionar las láminas de pasta de modo que no quede aire en el interior de los ravioles. Ahora, ve cortando cada uno de los ravioles rellenos con la ayuda del cortapastas manual. Repite el proceso con la masa y el relleno restante.

3.Coloca un poco de sémola de trigo en un bol y espolvorea cada uno de los ravioles. A medida que los pasas por la sémola de trigo, reservalos en una bandeja o superficie limpia evitando que entren en contacto unos con otros. Reserva una media hora antes de cocinar.

4. Coloca abundante agua con sal en una olla y lleva el agua a hervir. Introduce los ravioles y cocina durante unos 5 minutos. La pasta está lista aproximadamente un minuto después de que los ravioles suban a la superficie. ¡Voilá! Acompaña tus raviolis de espinaca y queso con la salsa que más te guste y… ¡A disfrutar!

Nacido en los Picos de Europa

Maestros queseros desde 1987

Pago seguro

Envíos gratis a partir de 55€